El negocio de la relajación

En el mundo en el que vivimos, con una sociedad que nunca para, y que, además, parece disfrutar del estrés, nunca viene mal un pequeño descanso. Parar, detenerse y cambiar las pilas. Sin embargo, es difícil que una persona se dé cuenta por sí sola de que necesita un respiro. Por eso, una de las columnas vertebrales de los negocios de relajación proviene del negocio del regalo. Es más fácil regalar una estancia en un spa, unos días en un balneario en pareja, o cualquier regalo que tenga que ver con el relax y el esparcimiento, que comprarlo para uno. En esta entrada os hablaremos de los beneficios que pueden tener estos tratamientos. Centros especializados como Evasiom Spa se han

Por 

El alquiler de naves, alternativa para eventos

No es una opción que se suela barajar de primeras, pero a la hora de organizar fiestas, reuniones, ciclos y todo tipo de eventos que precisen de un espacio grande en el que desarrollarse, las naves industriales pueden convertirse en una salida más que viable para llevar a cabo dicha actividad. No es casualidad entonces que sean las mismas empresas gestoras, o los dueños de esos espacios, los que postulen su propio anuncio para explotar su nave en este tipo de situaciones. No obstante, salvando la organización de grandes fiestas, el alquiler de naves industriales en Madrid para la organización de otro tipo de eventos, como ciclos, eventos o ferias aún no está tan establecido como en otras partes del

Por 

Una aventura en pareja

river-1094617_640

Una de las mejores tardes de mi vida en pareja la pasé el otro día haciendo una locura tras otras. Y no digo esto porque se me fuera la poca cordura que me queda y bailara desnuda en mitad de la calle ni nada parecido sino porque me dejé convencer por mi novio para hacer deportes de aventura y fue lo más excitante y divertido que he hecho en mucho tiempo, a pesar del miedo y la reticencia inicial que tenía la verdad.

Llevamos varios meses en los que coincidir en horario en casa está siendo de lo más complicado y cuando son unos días, hasta lo agradeces, porque piensas: toda la casa para mí. Pero tras una semana, y

Por