Catering a Domicilio

Catering a Domicilio

Estoy segura de que no sois conscientes de lo necesario que puede llegar a ser tener el teléfono de un par de  empresas de catering a domicilio de la ciudad en la que residáis, sobre todo si habéis empezado a hacer vida en pareja y ambos trabajáis. Aunque parezca una tontería, no lo es tanto, y si ya os aseguro que se nota desde el primer momento en ciertas situaciones, os aviso de que cuando tengáis niños la necesidad se vuelve aún más acuciante.

Creo que la primera vez que contacté con La Frolita fue en el segundo cumpleaños de Toni, mi actual marido, en la casa donde vivimos hoy en día. No recuerdo cómo fue el primer cumpleaños ya viviendo juntos pero el segundo lo tengo más claro que el agua. Trabajábamos los dos y a él le encanta celebrar las cosas el mismo día, nada de celebrar cumpleaños cuatro o cinco días después, según él “pierde la gracia”. Caía jueves y pensé en hacer una merienda-cena con los amigos en casa, a una hora prudente, para que pudieran irse temprano ya que todos teníamos que trabajar al día siguiente, pero a ver quién es la chula que saliendo a las siete, como salgo yo del trabajo, puede preparar algo así a tiempo. Ni de coña.

Recuerdo que me agobié mucho porque quería que fuera una sorpresa total, algo especial, y al final tiré la casa por la ventana y llamé al catering que os he comentado. Fue lo mejor que pude hacer porque a las 19:30 los tenía como un clavo en casa con todo lo que les había pedido, me ayudaron incluso a ponerlo en las mesas que tenía preparadas y poco después empezó a llegar la gente para que, cuando llegara Toni a las 20:30, le recibiéramos con el típico sonido de Parchís y su “Cumpleaños Feliz”.

Eventos, cenas, cumpleaños… de todo

A partir de ahí no lo dudé y empecé a contar con ellos en cualquier ocasión en la que me veía un poco sobresaturada y cuando llegaron los gemelos, nuestros hijos, empecé a celebrar sus cumpleaños con ellos y con este otro catering de Madrid, Catering De Lisi, que te hacen por encargo unas bandejas de mini bocaditos de hamburguesas y bocatines que a los niños les encantan.

Llevo por lo menos cuatro años contando con estos servicios de catering para los cumpleaños de mis hijos y recuerdo que al principio las mamás de los otros niños del colegio rumoreaban y cuchicheaban diciendo que si era una “pija”, una “adinerada” y cosas similares, pero sólo hasta que empezaron a llegar los cumpleaños de sus hijos y se agobiaron preparándolos por lo que acabaron preguntándome el presupuesto qué gasté yo en el cumpleaños de mis gemelos. Justo en el momento en el que se enteraban del precio y hacían cuentas, me pedían el teléfono de los catering que yo conocía para llamarlos y pedirles servicio. Ahora ya no soy la pija, soy algo así como “la lista”.

Al final, si puedes permitírtelo, debes pensar en lo que es más cómodo para ti. Está claro que hacer la merienda tú misma te permite ahorrarte unos euros, pero no os creáis que la diferencia es tan grande. Por ejemplo, la bandeja de hamburguesitas de ternera sale a 20 euros y lleva 12 hamburguesas así que con comprar dos bandejas, o una de esas y otra de bocatines calientes, te sobra. Hablamos de un presupuesto para comida de unos 50 euros, más unos 10 o 15 euros más para patatas fritas y refrescos… nada del otro mundo.

Además, yo he llegado a llamar a este tipo de cátering incluso para cenas familiares y de compañeros del trabajo. Te salvan de más de un apuro, os lo aseguro.