Las parejas y el proindiviso

Las parejas y el proindiviso

En las parejas, cuando el amor se va, existe una vía notarial para resolver un tema tan controvertido como el proindiviso.

Estaremos de acuerdo que, si lo comparamos con el infierno de los procesos judiciales, las notarias tienen la ventaja de que tardan semanas en resolver los procesos.

La novedad que hay en las notarias para la resolución de estos conflictos se basa en la nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria, que es la que se encarga de disponer expresamente que los actos de conciliación se van a poder realizar ante notario.

Una de las grandes ventajas de conciliar en una notaría es que el acuerdo tiene carácter de título ejecutivo. Esto hace que el valor de la escritura sea el mismo que el de una sentencia.

En proindivisos levante se encargaron de explicarnos todo de manera fácil y sencilla, algo que si le sumas la experiencia que tenían nos hizo confiar en sus servicios. Los trámites legales son tan enrevesados que bastante tiene uno con pasar una situación tan desagradable como ésta como para ponerse a hacer de entendido en leyes cuando se desconocen.

Hablando del tema este, nos recomendaron que, si las dos personas estaban de acuerdo en que se realizara una subasta, lo mejor era hacerlo por la subasta notarial. El ahorro si se compara con las subastas judiciales es más que importante.

Algo a tratar fue cómo llevar a cabo una disolución del proindiviso por la vía judicial. Esta vía puede llegar a ser un calvario salvo que la parte demandada se allane a disolver el proindiviso para evitar que el juez le pueda imponer las costas del procedimiento.

Lo que hace al final el juez es declarar que al demandante le asiste la razón y la copropiedad pasa a quedar disuelto. El resto deben negociarlo las partes y cuando no llegan a un acuerdo voluntario, el demandante tiene 5 años para pedir al juzgado que se ejecute la sentencia.

Esta ejecución de la sentencia es la segunda fase del largo procedimiento judicial, que tiene como consecuencia nuevas costas y un alargamiento de los plazos.

Venta del bien común, un paso necesario

Cuando se ejecuta la sentencia, antes de tomar la decisión de sacar el bien a subasta, el secretario judicial puede intentar otras vías, por ejemplo, que las dos partes acuerde que lo venda alguien especializado como un agente inmobiliario.

Esta es una buena solución, aunque lo mejor es que se llegue a un acuerdo amistoso y no tener que caer en manos judiciales. Un problema que tiene la vía del agente inmobiliario es que las dos partes deberán estar de acuerdo con el precio que se obtenga y firmar la venta, algo que no siempre es posible cuando una de ellas tiene como objetivo fastidiar lo máximo posible a la otra parte.

¿Qué se hace con la hipoteca en las disoluciones de proindiviso?

El problema está en que, aunque la hipoteca suele ir siempre de la mano de la casa, el crédito que está asociado a la misma suele quedarse con los deudores. Esto significa que aunque la casa vaya a venderse en una subasta, los deudores que solicitaron el crédito hipotecario van a seguir siendo deudores y respondiendo del pago de la deuda con los bienes presentes y futuros.

Esto puede ser un problema si los padres de él o de ella fueron tan primos como para hacer un aval del crédito.  Aprovechamos para recordar el artículo 405 del CC “

La división de una cosa común no perjudicará a tercero, el cual conservará los derechos de hipoteca, servidumbre u otros derechos reales que le pertenecieren antes de hacer la partición. Conservarán igualmente su fuerza, no obstante, la división, los derechos personales que pertenezcan a un tercero contra la comunidad.

Esto significa que al banco no le tienes que venir contándole que os habéis separado y que subastásteis la casa. El crédito se debe pagar, en caso de que el nuevo propietario no lo pague, el banco te lo puede reclamar.

Esperemos que después de todo esto, hayáis tomado una mayor perspectiva sobre los problemas que acechan en un tema tan controvertido como el del proindiviso. Recuerda contar con el mejor asesoramiento, las cosas son más sencilla así.