Los adolescentes y su iniciación en la vida de adultos

Los adolescentes y su iniciación en la vida de adultos

La adolescencia es un tramo de la vida un tanto complicado en todo ser humano, es una época de transición del mundo infantil al adulto, es una etapa de la vida que si no sabemos manejarla adecuadamente puede llegar a ocasionar problemas y conductas de riesgo dañinas para la salud física y mental del adolescente. En este caso y antes de que el problema se agrave y agrande, debemos solicitar la ayuda de un profesional especializado, en este caso un psicólogo.

La psicóloga Maribel Paz, con consulta en Madrid y atención también de forma online, es especialista en terapia cognitivo conductual en infancia y adolescencia y especialista cognitivo conductual emocional para adultos y parejas, entre otras cosas, por lo que su amplia experiencia le ha permitido tener un bagaje profesional enriquecedor y unos amplios conocimientos que ahora puede aplicar cuando lo estima necesario en la gran variedad de casos y servicios que se le presentan como terapia para adultos, terapia para parejas, terapia infantil y de adolescentes, talleres y terapias grupales, informes psicológicos, etc., desde la excelencia profesional que la caracteriza, y desde la búsqueda de sus cualidades que son, honestidad, pues se presenta abierta sin paternalismos ni condescendencias, aceptación de la situación sin juzgar ni desaprobar y empatía, puesto que es capaz de ponerse en el lugar de su paciente. El trabajo de la psicóloga Maribel Paz se basa en la solución de problemas conductuales, cognitivos y emocionales, en los que, tras la evaluación del caso y un diagnóstico, se realiza un tratamiento con una terapia para lograr la consecución de los objetivos, el mantenimiento de los logros y la prevención de futuras recaídas.

En el caso que nos atañe hoy, en el de los adolescentes, los principales cambios que se experimentan en este tramo de edad son:

–       Cambios físicos. A veces estos se producen de una forma quizás demasiado rápida, en la que el adolescente no llega a verse o encontrarse a si mismo, son muchos los cambios físicos en tan poco tiempo le entran dudas sobre la aceptación de su propio cuerpo o cómo lo verán los demás, esto le crea ansiedad, estrés, dudas…

–       Cambios psicológicos. Es la etapa de la vida donde se forma la identidad del futuro adulto, su carácter, comienzan a tener constancia y preguntarse ¿quién soy? ¿qué quiero llegar a ser? Es la época de la rebeldía, de los cambios de humor, de depresión, de querer y buscar su propio espacio personal, de comenzar a tener consciencia de lo que es la conciencia social…

–       La pandilla. Los amigos juegan un papel importantísimo en esta fase de la vida, quedando los padres a veces rezagados a un papel secundario o en un segundo plano. Las decisiones y opiniones que importan y prevalecen son las que se toman con los amigos, de ahí el efecto arrastre que sufren algunos jóvenes, o lo que es lo mismo el gregarismo, el miedo a sentirse diferente, a no encajar en el grupo de amigos, a quedarse descolgado, por ello es tan común la frase “todo el mundo lo hace”. En la adolescencia pasa a ocupar un lugar destacado la opinión que los demás tienen de uno mismo.

–       La autoestima. En esta etapa de la vida ejerce un papel importante, tienen que aprender a conocerse y quererse a si mismos y a aceptarse como son, con todas sus virtudes y sus defectos, sabiendo que lo único realmente importante es lo que piensen ellos sobre si mismos, sin que le influya los comentarios u opiniones que reciban o cómo los traten las demás personas.

–       La sexualidad. En la pubertad comienza a desarrollarse la vida sexual, para ello es importante que hayan recibido una adecuada información, se empieza a buscar el contacto con el otro sexo, se busca información sobre el propio sexo y el contrario, aparecen las primeras fantasías románticas, su preocupación por el físico…

–       La autonomía, la responsabilidad. Los padres deben fomentar que su hijo adquiera unos niveles de autonomía y responsabilidad que le serán muy beneficiosos en el futuro. Ceder y exigir responsabilidades, siempre bajo las normas y límites que se establezcan en el hogar familiar, ayudará a favorecer e incentivar su propia autoestima, al mismo tiempo que se incrementa la confianza y la relación padres e hijos.

Otros cambios que se producen a estas edades

Con la llegada de la pubertad también llegan otros cambios importantes como el paso del colegio al instituto, el cambio del nivel de exigencia académico, un cambio de tiempo de dedicación al estudio y las primeras decisiones sobre su futuro, escogiendo ya la rama hacia la que quieren enfocar sus años posteriores, por lo que es una época complicada en la que deberemos de ayudarles a que sean capaces de superarla sin mayores problemas.