Los nenes se van a la playa, toca desconectar

Los nenes se van a la playa, toca desconectar

Dicen que l@s peques que crecen junto a sus abuelos y abuelas son más felices, y por eso a mi hermana le  gusta dejarlos 15 días en la casa de verano de mi madre y de mi padre durante las vacaciones. Así también ella aprovecha para darse algo de fiesta, que buena falta le hace a la pobre, con  su maridito. Y es que aunque a ambos les encanta pasar tiempo con sus hijos, lo cierto es que unas vacaciones de tanta rutina familiar no le vienen nada mal a nadie. Ellos disfrutan y  sus abuel@s son felices con sus nietos.

Mis sobris se pasarán toda la primera quincena de julio en la playa, disfrutando del sol, del mar y de los deportes acuáticos que tanto les gusta practicar. Mientras tanto, su papi y su  mami se van a Barcelona. Pero el día 15, tod@s nos reunimos en la casa familiar para celebrar el cumpleaños de los peques, que no lo había comentado pero son gemelos. Cumplen 10 añazos, ya casi todos unos hombrecitos. Así que haremos una gran fiesta para celebrarlo.

El caso es que siempre les compró juegos para la Nintendo y la Xbox, pero este año mi hermana me ha  dicho que es mejor  que les compre algo de ropa, que ya tienen de todo y que hay que empezar a controlar lo que se les da, que luego se acostumbran y los tiempos que vendrán, seguro no serán fáciles para ellos. Así que me he acercado hasta una tienda del Grupo Reprepol, mayoristas de ropa infantil que cuenta con amplia variedad de productos y artículos para los más pequeños del hogar, así como toda la información sobre nuestras marcas y tiendas. Esta es una de las tiendas de ropa infantil más económicas que existen, pero de una calidad fantástica y mi hermana siempre compra allí la ropita de sus peques. Además tienen calzado, peluches, accesorios, ropa de baño, juegos de sabanas, complementos infantiles… todo lo que necesita para el cuidado de sus pequeñas fieras.

Y ahora… Barcelona les espera

Mi hermana está deseando volver a Barcelona,  ya que las pocas veces que ha ido apenas tuvo tiempo de hacer nada. Es que es una ciudad con muchos monumentos que ver, muchos parques que recorrer y mucha vida nocturna, y entre unas cosas y otras nunca haces todo lo que te gustaría, finalmente no te da tiempo de completar ese plan de visitas que habías organizado para cada uno de los días.

La última vez, al menos tuvo la ocasión de visitar la Sagrada Familia, a la que sólo había podido ver de lejos, y esta vez lo que quiere es conocer el Parque Güell, ambas obras del arquitecto catalán Antonio Gaudí. Sólo lo ha visto en fotos y le encanta, y ahora no piensa perdérselo.

Y para hospedarse han reservado en el Mercer Barcelona, un hotel de lujo en pleno corazón del barrio gótico y muy cerca de la catedral. Un monumento único donde todos sus invitados e invitadas pueden encontrar exclusividad y una experiencia especial. Desde luego hay que reconocer que mi hermana y su esposo se lo montan muy bien.