Mirarte al espejo y sentirte a gusto con el tamaño de tu pecho

Mirarte al espejo y sentirte a gusto con el tamaño de tu pecho

El ideal de belleza femenino actual dibuja una mujer joven, con una estatura más bien alta, muy delgada, a veces incluso extremadamente delgada, muy bien contorneada con unos pechos voluminosos y bien formados, así como con un trasero prominente y en una buena forma física, pero no podemos dejar de reconocer que este estereotipo es bastante irreal, ya que la inmensa mayoría de las mujeres no lo cumplen, lo que crea en algunas de ellas una baja autoestima y una serie de complejos que, a priori, no debieran existir. Para lograr acercarse a este estereotipo una de las cirugías más demandadas en la actualidad por las mujeres es el aumento de pecho o mamoplastia. Este tipo de cirugía se realiza en clínicas de medicina y cirugía estética como Artestética, abierta desde el año 1999 en Albacete para ayudar a cada uno de sus pacientes a conseguir sus deseos bajo las directrices de un equipo de profesionales altamente cualificados y en continua formación.

Para lograr los mejores resultados posibles el equipo cuenta con una gran experiencia y ayudados de la más avanzada tecnología estudian individual y minuciosamente cada caso con el fin de asesorar de la forma más conveniente a cada persona para así animarla a conseguir sus aspiraciones y bienestar personal. A lo largo de sus diecisiete años de andadura y experiencia más de 10.000 pacientes han confiado en los servicios de Artestética, realizando tratamientos de lo más diverso, englobados en distintas áreas que van desde cirugía facial, cirugía de mama, cirugía corporal, medicina estética facial, medicina estética corporal, tratamientos capilares, tratamientos de adelgazamiento o tratamiento de varices.

Según estudios realizados, un tercio de las mujeres españolas manifiesta no sentirse a gusto con el tamaño de su busto, siendo el principal motivo el tener poco pecho. Esto puede llegar a afectar a su vida diaria de tal modo que le producirá limitaciones o inseguridades a la hora de comprar ropa o vestirse y habitualmente utilizará unos incómodos rellenos para disimular el problema. Este caso se verá acrecentado por timidez, vergüenza o complejo al ir a la playa o a la piscina entre otros lugares y momentos. Por lo que, si llegado un determinado punto alguna mujer se plantea someterse a un aumento de pecho, se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • En primer lugar y lo primordial es elegir un buen profesional que disponga de la titulación oficial correspondiente para ejercer la cirugía, esto siempre nos aportará seguridad y confianza al mismo tiempo que nos garantiza que dispone de una adecuada formación y conocimiento al respecto.
  • Realizar todas las preguntas y dudas que tengamos al cirujano antes de proceder a dar el paso definitivo para que no haya dudas sobre el resultado final, el tipo de operación que será, los riesgos que se corren, el tipo de anestesia a usar, el tiempo que estaremos de convalecencia, el tipo de implante en concreto que se va a emplear y el porqué de su idoneidad, las posibles secuelas o rechazos que podemos sufrir, si será un proceso doloroso…
  • Deberemos tomarnos también un tiempo de reflexión después de la primera consulta con el cirujano para valorar los pros y los contras y así dar el paso completamente convencidos de ello.
  • Estar en buenas condiciones físicas y psíquicas ya que una operación de estas características cambia el volumen del pecho, pero no la percepción de la vida.
  • No se debe seguir las modas, sino lo que realmente la mujer desee y con las medidas en las que se encuentre a gusto y lo más natural posible ya que de lo contrario podría tener problemas de espalda y en general de salud en el futuro.
  • Lugar de colocación del implante, detrás del tejido mamario o detrás del músculo. Los expertos recomiendan generalmente la segunda opción.
  • Al realizar una incisión muy pequeña para la colocación del implante, las cicatrices resultantes son muy discretas y casi imperceptibles lo cual es un punto a favor gracias al avance de este tipo de cirugías.
  • La intervención se realiza generalmente con anestesia general y dura entre una y dos horas.
  • En cuanto a la sensibilidad, una de las preguntas más frecuentes, es normal que al principio se pierda, pero en un plazo aproximado de seis meses debería estar recuperada por completo.
  • Una vez situados los implantes, debemos saber que pueden retirarse en el momento en que la persona lo desee.

Los riesgos o inconvenientes que puede presentar una mamoplastia.

Si por fin nos decantamos por someternos a la mamoplastia, debemos tener en cuenta los siguientes riesgos e inconvenientes que nos podemos encontrar:

  • Infección. Puede aparecer a los pocos días de la cirugía, con la sintomatología normal como fiebre o inflamación que se soluciona con la administración de un antibiótico.
  • Rotura del implante. Este es uno de los principales riesgos, si bien su incidencia ha disminuido notablemente con los avances tecnológicos conseguidos con las prótesis de última generación.
  • Contractura capsular. Se produce como consecuencia del proceso de integración de la prótesis en el pecho, debido a que el tejido que se crea alrededor del implante se encoge y endurece.