Maquetas, con la misma ilusión de un niño

Maquetas, con la misma ilusión de un niño

Mis recuerdos de niñez son bastante felices en general. Fui un niño que siempre tuvo especial interés por los coches, sobre todo por los de juguete, mi vida casi podía decir que giraba alrededor de ellos. Recuerdo que casi todos los días tenía un cochecito de juguete en mi casa nuevo, unas veces me lo traía mi padre, otras veces mis abuelos o mi tía. Con el tiempo me hice con tal colección de cochecitos que la mesa del cuarto de estar de casa estaba repleta de estos juguetes con los que disfrutaba tanto. Aún recuerdo aquellas marcas, Majorette, Matchbox, Guisval…, de estos últimos no me olvido de aquellos libritos pequeños que había de la marca. Podía tirarme horas y horas viendo todos los modelos, decía mi madre que me quedaba mirándolos y así me entretenía.

Por