El sexo, mejor en un hotel que en casa

El sexo, mejor en un hotel que en casa

Como todo en la vida va por gustos. Ahora bien, las estadísticas dicen que cuando las parejas hacen el amor en hoteles disfrutan más del sexo que cuando lo hacen en su propia casa. ¿Motivos? Pues según las respuestas de los preguntados parece que hay unas cuantas. Escapadas románticas, fin de semana de pareja, salir de la rutina…hay muchas formas para poder llamarlo, pero todo acaba en sexo. De ahí que los hoteles y el sector turístico en general se benefician de la necesidad de las parejas de dar rienda a suelta a su pasión para no caer en la temida rutina.

Las vacaciones de verano son para el 92% de los españoles, la mejor vía de escape y el momento esperado para reactivar el amor y la pasión. Está claro que una vez que no está presente el trabajo ni la presión del día a día, queremos disfrutar de cada momento junto a nuestra pareja. Otro dato muy curioso es que más del 20% de los españoles encuestados cree que no sólo cambia, sino que además ‘”mejora su experiencia si lo practican entre las sábanas de un hotel”. Aún más, cuando se les pregunta por su pareja, el 30% afirma que mejora en la habitación de un hotel.

Mi experiencia

Y no me extraña, porque seguro que cada uno tenemos experiencias en hoteles que nos gusta recordar. Mi experiencia más placentera la viví en el Hotel Boria Barcelona durante unas vacaciones de Semana Santa. Un hotel de cinco estrellas donde nos alojamos para conocer un poco más la ciudad condal. El lugar ya incitaba al placer, se encuentra en el barrio Gótico, uno de los más bonitos de Barcelona, pero claro, una vez dentro de la habitación no puedes dejar escapar la oportunidad. Una suite de 75 metros cuadrados, decorados con un gusto exquisito. Una cama enorme, una limpieza exagerada y la guinda al pastel, un jacuzzi en el cuarto de baño. Tanto lujo solo incita a dar rienda suelta al placer.

Y es que los hoteles tienen algo que nos incita a hacerlo. Recuerdo que no me ha pasado lo mismo cuando voy a apartamentos vacacionales, casas rurales o campings .El encanto de un hotel es especial. Quizás por eso de que en Hollywood nos han hecho creer, que las mejores escenas eróticas se dan en las habitaciones de los hoteles. Algo así como sentirte protagonista de un relato de literatura y sexo al estilo de  50 sombras de Grey.

Una vez dentro, no faltan los detalles. Seguro que en la carta, no faltan desayunos, almuerzos, cenas o aperitivos para reponer fuerzas. Sin olvidar una importante selección de cócteles, destilados, aperitivos, vinos y espumosos que siempre sirve para animar. ¿Te imaginas tomar una botella de cava en un jacuzzi espumoso? Entre los pedidos más habituales en las habitaciones de los hoteles se encuentran las fresas con cava. Sin duda una combinación perfecta para hacer esa noche algo para recordar.

Juguetes

Volviendo a los estudios, también revela que estar en una habitación de hotel vuelve a las mujeres sexualmente más aventureras, así lo afirma el 40% de las encuestadas, que se atreven a probar con ciertos juguetes que vuelven el momento más especial. Algo que no te atreves a hacer en la habitación de tu casa, te parece lo más morboso del mundo en una de hotel. Seguro que te ha pasado, ¿verdad? Existen hoteles especializados en este tipo de escapadas amorosas.

Lo tengo claro, cuando miramos una habitación de hotel, nuestra mente ya está predispuesta; inconscientemente sabemos que podemos darnos un capricho y salir de la rutina. Las habitaciones de hotel tienen ese algo lujoso, tranquilo y de morbo que es ideal para dar rienda suelta a nuestra imaginación. Siempre que mis amigos me dicen que su relación está estancada, que no hay chispa, yo les digo que hagan una escapada a un hotel, que allí se reencontrarán con lo que es la lujuria. Sin duda, es como abrir la ventana y que entre aire fresco.

Y para terminar el dato que quizás sea más relevador. En España, según este estudio, nos dejamos llevar por la pasión hasta 22 minutos más, una cifra más que perfecta. Así que todos podemos estar muy contentos de hacer una escapada a la habitación de un hotel. ¿Te apuntas?