Es tiempo de lujo

La economía va mal para muchos. Otros se encuentran en un momento realmente boyante y pueden disfrutar de ciertas comodidades que no están al alcance de todos pero sí forman parte del ilusionario colectivo. Y es que, como ocurre de forma periódica cuando la economía de las clases medias funciona mal, la de las altas se afianza.

Hay ejemplos de pudientes clases altas o de clases medias –altas con gran poderío económico a lo largo de todo el mundo. La rusa, la brasileña, la estadounidense…

La rusa concretamente es una gran amante de España, país en el que veranea e incluso se establece de forma definitiva y en el cual consume productos de lujo. Por ejemplo, muchos hoteles de 5 estrella como Mercer Barcelona tienen en cuenta a este público, adaptando sus cócteles y servicios a los gustos de esta cultura.

Estos rusos que se instalan en nuestro país suelen construir ostentosas casas que incluyen piscinas de fibra de la más alta calidad, como las construidas por DTP. Con lo que muchas personas sueñan pero no todo el mundo puede acceder a este bien.

El mercado del lujo en España no está sufriendo el varapalo que afecta, en cambio, a otros sectores. Desde la moda hasta los coches de alta gama parecen resistentes a la dura crisis española.

Joyas, decoración, servicios de peluquería canina… El lujo goza de un buen momento. ¡Buenas noticias!

Deja un comentario