6 consejos para divertirse usando un disfraz erótico con tu pareja

6 consejos para divertirse usando un disfraz erótico con tu pareja

Podemos pasarlo realmente bien el sexo, tanto como queráis tú y tu pareja. Los recursos existentes actualmente para que sea algo de lo más divertido y picante son tantos como los que tu mente esté dispuesta a pensar.

Uno de los más atractivos es el de utilizar disfraces. Algo que debes saber es que no por utilizarlos pasa a ser algo vulgar, al revés, podrás cumplir todas las fantasías que tanto tiempo has soñado.

Unos consejos de lo más utiles

Si quieres cumplir fantasías, debes hablarlo con tu pareja, por lo que siempre conviene saber algunos consejos. Vamos con algunos para ayudarte a que todo salga realmente bien:

  1. ¿Qué objetivo es el que tienes? Hay que saber la meta o el objetivo específico que tienes antes de proceder a elegir disfraz. Es necesario preguntarse antes de decidir lo que comprar, pensar en la fantasía más interesante que os corre por la mente a los dos o a uno de vosotros. Pensad en qué es lo que os excita. En cuanto tengáis claro esto, podéis ir pensando ya en pasar al segundo paso.
  2. Confeccionar una lista. Lo mismo que si fueras a la compra en tu supermercado de confianza, comprar un disfraz erótico tiene su chiste. Para ello, conviene crear una lista en la que aparezcan la ropa, objetos y accesorios que terminarán completando el outfit más adecuado para ese día tan especial. No olvides repasarlo las veces que sea necesaria, porque es toda una faena el contar con casi todo y que cuando llegue el momento clave, te falte algún accesorio.
  3. ¿Se ajusta a vuestra personalidad? El disfrazarse no debe ser algo incómodo. Si deseas ser una enfermera sexy, pero detestas los tacones, te pones unas zapatillas y se equilibra el vestuario con un escote de lo más pronunciado y pestañas postizas. Lo fundamental es la ilusión que se ponga y algo con lo que nos sintamos seguros. O mismo decimos de los hombres. Si algo no te termina de convencer, busca soluciones, siempre se encuentran.
  4. Decidid el rol: como en todos los juegos de roles, hay que tomar decisiones, si esta noche vas a ser la parte que dominará o la sumisa. En todas las fantasías, normalmente los juegos de poder suelen ser los que tienen más éxito. En cuanto sepas si vas a ser policía, enfermera, etc, decide si vas a actuar como dominante o sumiso, así será como vas a saber que clase de accesorios serán los más adecuados para comprar.
  5. Planear el escenario: no es que tengamos que hacer una gran inversión, realmente no es necesario gastar un euro. Con que muevas algunos muebles y prepares la habitación con algo de creatividad, seguro que lo pasáis muy bien. Para ello deberás despejar un escritorio o adquirir un borrador en el que puedas dar alguna “lección”, las posibilidades deben ir de acuerdo a tu juego.
  6. Divertirse: en este sentido debes saber que lo más importante es pasarlo bien. Si piensas que es algo realmente ridículo y no estás convencido, mejor es que lo dejes. Lo principales es relajarse y recordar que el sexo puede ser algo realmente increíble. Solo tenemos una vida.

La búsqueda del disfraz

A la hora de buscar el disfraz, actualmente tienes dos formas, una es el encontrar una tienda física y la otra es apostar por una tienda online. En nuestro caso, optamos por buscas tiendas online y lo cierto es que hay muchas en el mercado especializadas en todo tipo de disfraces Don Disfraz, Mercadisfraces, la Casa de los Disfraces, nos quedamos con esta última por lo rápido que fue el contacto y la posibilidad no solo de comprar online, sino incluso de verlo in situ, pues al ser de Sevilla lo teníamos más fácil para acercarnos a las instalaciones.

Al principio nos dio pudor, pero después de hablar por teléfono con la tienda, nos animaos a acudir a la tienda física. Allí pudimos ver también su catálogo, terminando por elegir lo que más nos gustaba, una mezcla de comodidad y algo de “picante” que era lo que buscábamos.

Lo principal es estar tranquilos y centrarnos en disfrutar, el disfraz es un arma más para pasarlo bien y aconsejamos a todos los que estéis dudando de proponérselo a vuestra pareja, merece la pena.