Los lugares más comunes en los que las parejas hacen el amor

Los lugares más comunes en los que las parejas hacen el amor

En un mundo cada vez más digital en el que la tecnología nos come muchas horas a lo largo de cada día, hacer el amor es una de las cosas que todavía hacemos con la compañía de otra persona y la verdad, es que es algo que costará muchos avances tecnológicos que se llegue a sustituir algún día y es que aunque en la actualidad ya existen diferentes tipos de robots sexuales, lo cierto es que la experiencia ni es la misma, ni se le parece. Cuanto más si hablamos de los sentimientos, emociones y estímulos que recibimos por parte de nuestra pareja cuando damos rienda suelta a nuestro amor de una forma desenfrenada. El amor es algo que surge y muchas veces, un gesto, una caricia, una mirada… nos hace encender esa mecha que llevamos dentro y con ella nos entran las ganas de disfrutar, sin embargo, en muchas ocasiones, o no nos coge en cama, o directamente, no queremos hacerlo en nuestra habitación, es por ello, que hoy os contaremos algunos de los lugares más habituales en los que solemos disfrutar del sexo.

Como no podía ser menos, este repaso por los lugares más comunes en los que practicamos el amor pasa por el coche, y es que hacer alguna escapadita nunca viene mal, sobretodo si es para disfrutar del sexo. Con el coche podemos llevar a nuestra pareja o ligue a un sitio oscuro y solitario, como puede ser un descampado o un monte, y una vez allí practicar el sexo con ella sin temor a ser pillado. Sin embargo, en caso de que estés en el término municipal de Lugo, ten cuidado, ya que allí, el consistorio prohibió recientemente mantener relaciones sexuales dentro de los coches, bajo pena de multa. Pero lo cierto es que contamos con un todoterreno o un coche grande, tenemos infinidad de posturas y lugares donde hacer el amor.

El cine es otro de esos lugares especiales para dar rienda suelta a nuestro deseo y es que es muy práctico a la hora de hacer caricias, tocamientos e incluso, en algunos casos, practicar el sexo. Pero lo que, si es cierto, es que, además, cuenta con un morbo especial.

Quizá por el éxito de 50 sombras de Grey, pero la realidad es que el ascensor también se ha convertido en otro de los lugares en el que más fantasías sexuales se desarrollan para mucha gente.

Las oficinas son otro de los lugares en los que convencionalmente más fantasías se viven y es que somos mucho los que alguna vez hemos soñado con hacerlo sobre la mesa con el secretario o con la jefa. Esto se debe a que son muchas las horas que pasamos en esta ubicación, por lo que los deslices están siempre a la orden del día. Del mismo modo que sucede en las oficinas, pasa en las clases y es que estas aulas, son otro de los lugares donde más tiempo pasamos y es por ello, que el deseo suele aumentar, sobretodo, con las fantasías entre profesores y alumnos.

Ya dentro de casa, la bañera es muy buen lugar para hacer el amor. Para ello, debemos de llenarla con agua templada y meternos con nuestra pareja en ella. Eso sí, debemos de tratar de hacerlo en una bañera con buenas dimensiones y es que, en caso contrario, las posibilidades, son muy reducidas.

La cocina es otro de esos lugares comunes, si bien, debemos de tener cuidado al practicar sexo aquí, ya que nos podríamos quemar con alguna sartén, con el aceite, o pincharnos con algún utensilio de cocina. Como punto a favor, tenemos que en nuestras cocinas hay gran cantidad de pizarra, sobretodo en el suelo y encimeras, por lo que además de podernos ver reflejados, en caso de que ensuciemos o manchemos algo, la limpieza siempre será muy fácil, sobre todo si contamos con productos de Pizarras y Derivados, ya que su catálogo, goza de unas calidades dignas de premio por los materiales y los acabados de primera con los que trabajan.

Otros lugares donde practicar sexo menos convencionales

Además de los que os hemos mencionado, la realidad es que existen otros muchos lugares donde practicar sexo, desde columpios a teleféricos, desde aviones a trenes o desde aseos de bares a probadores de tiendas… lo cierto es que sea cual sea nuestra opción escogida, siempre deberemos de hacerlo con seguridad y con el consentimiento de la otra parte, puesto que estos dos, son los conceptos más importantes, para que todo fluya.